Desde la prisión de Córdoba «Me tienen saliendo solo, como a un tigre en una jaula»

Aquí va parte de una carta que Daniel Sánchez hizo llegar a les compas de La Corda , preso en la cárcel de Córdoba. En el momento de redactar estas líneas, el compañero se encontraba aun en régimen de aislamiento, aunque por lo que sabemos, ahora se encuentra en segundo grado, en la misma prisión. Debajo del texto ponemos su nombre completo y dirección por si queréis escribirle.

Buenos días compañerxs,

Llevo en esta prisión de Córdoba desde finales de junio, y aquí me tienen una vez más en aislamiento, saliendo solo en 91.3, como a un tigre que ponen en una jaula alejado de todo y de todos. Aquí me tienen y de ese modo, la Junta de Tratamiento, directora, seguridad y toda demás gente. ¿Para qué están todos los programas de régimen cerrado? Solo están para que se cuelguen las medallas y se lleven el dinero por la cara, porqué yo aquí en el tiempo que llevo solo ha venido 3 veces la psicóloga, ya que estoy apuntado al programa de régimen cerrado individualizado. Pero me siento indefenso e indignado, porqué me siguen sacando solo y no tengo actividad ninguna.

Otra cosa es el tema del médico, que me quitó la medicación para la depresión, y otra para los impulsos, que tengo recetadas por los psiquiatras. También se pasa consulta médica detrás de unos barrotes. El día 21/09/2022 el médico pasó “consulta médica” y le comenté lo de la cadera, que tengo muy mal y que me cuesta andar por la paliza que me dieron en la prisión de Castellón II. Se lo dije al médico e hizo caso omiso y cuando le dije si podían hacerme una radiografía me respondió “Eso no es nada”. Y con las mismas se fue el maldito. Así trata a todos los que estamos en la galería 2 de aislamiento, y personas que necesitan medicación no hace caso de nada.

Un fuerte abrazo para todxs aquellxs que luchan y que sacan toda la verdad que ocurre en las cárceles.

Para escribir al compañero:


Daniel Sánchez López

Centro Penitenciario Córdoba
Autovía Madrid-Cádiz . Km 391
14014   Córdoba

 

Fuente: La Corda

David nos cuenta sobre la atención sanitaria en Castellón II

David Rojas, compañero que ha estado un tiempo en silencio y del que no habíamos publicado mucha cosa, escribe una carta a las compas de La Corda donde trata el tema de la atención sanitaria en prisión, concretamente en Castellón II, donde se encuentra desde hace unos meses, ya en segundo grado. Debajo ponemos su nombre completo y dirección por si alguien se anima a mandarle unas letras.

Octubre-Noviembre 2002

Ayer por la mañana me llegó el envio especial con la información del libro “La herbolaria de lxs presxs”, y aquí tengo un paisano que también le interesa. La verdad es que en este puto patio no crece ni la mala hierba, pero de los productos del economato sí podré sacarle utilidad. Me parece muy importante e interesante poder aprender trucos para hacer infusiones analgésicas y antiinflamatorias y mas en esta carcel en la que estoy, donde no te dan ni un simple paracetamol. También me parece interesante que este libro lo haya escrito una compa que ha estado en prisión, y que haya gente tan animada y comprometida como para traducirlo al castellano con el objetivo de hacerlo llegar a las prisiones del Estado.

Como te he dicho, puedes publicar lo que quieras de las cartas que te mando. Sabes que he estado un tiempo callado, pero nunca desaparecido.

Me ha llegado un parte que me metieron en Zuera, como regalo de despedida. Y la mitad de lo que pone es mentira. Esta gente se inventa lo que quieren, lxs muy perrxs.

Vuelvo al tema sanitario. Aqui solo hay 2 médicos para toda la población reclusa que estamos en Albocàsser. Y este lunes pasado, vino a pasar consulta la subdirectora medica que se piensa que estamos en una prisión tercermundista, y nos pasa consulta con la puerta abierta y con un carcelero en la puerta como si estubieramos en 1r grado, y el carcelero empanandose de todo lo que nos pasa a cada uno. Y encima me oscultó y me dijo que lo del desgarro podia tardar en curarse hasta dos meses, y me mandó tratamiento para los dolores y para curarme lo antes posible. Y por la tarde viene la ATS a repartir la medicación de consulta a los que nos habian visto por la mañana, y casualidades de la vida para mi no traia nada. Traía lo de todo el mundo menos lo mío, ya ves que cosas.

Seguir leyendo

¿Por qué muere nuestra gente en las cárceles? El próximo 4 de junio, concentración frente a la cárcel de Picassent (Valencia)

¿POR QUÉ MUERE NUESTRA GENTE EN LAS CÁRCELES?

¿No será por la suma de tratos crueles, inhumanos y degradantes de todo tipo que se le hace sufrir en ellas cotidianamente?

Porque allí son habituales las torturas y malos tratos. Existe un régimen de castigo que destruye física y mentalmente a sus víctimas. Se traslada arbitrariamente a la gente, desarraigándola de su entorno social y familiar. Se obstaculizan las comunicaciones con la calle, imponiendo despóticamente su intervención y todo tipo de restricciones. El acceso a la cultura casi no existe. Se censuran las publicaciones «por motivos de seguridad». No existe libertad de expresión ni de asociación. La explotación laboral es enorme. Las mujeres presas están doblemente discriminadas, por presas y por mujeres.

La situación sanitaria es catastrófica, porque la administración penitenciaria incumple sistemáticamente su obligación legal de asegurar a las personas presas unas prestaciones médicas, sanitarias y farmaceúticas iguales a las de cualquier ciudadano. Se abandona a los enfermos sin proporcionarles la medicación y los tratamientos que podrían salvarles. Y, sin embargo, no se aplica la legislación que dispone que deben ser liberados los enfermos graves con padecimientos incurables más que cuando ya es inevitable su muerte a corto plazo. Los enfermos psiquiátricos constituyen un porcentaje muy elevado de la población reclusa, sin que se les reconozca su condición ni se les cuide, yendo a parar muchos de ellos, por el contrario, al régimen de castigo, de donde han salido muertos unos cuantos. En las cárceles no existe psiquiatría ni psicoterapia que valga. Y no es que pensemos que la actividad corriente de los «profesonales de la salud mental» sea ninguna panacea, pero siempre será mejor que el aislamiento, las porras de goma, el gas pimienta o las sujecciones mecánicas.
Seguir leyendo

Preso en lucha en huelga de hambre para exigir atención médica frente al COVID en lugar de privación de derechos

Escribe Xavier Corporales Barruecos desde la cárcel de Puerto III comunicando que está en huelga de hambre desde el 13 de agosto Para exigir atención médica frente al COVID en lugar de privación de derechos. Denuncia también malos tratos a los compañeros y pide que continúe la lucha y, en concreto, las huelgas de hambre rotativas, que él considera necesarias en segundo grado lo mismo que en primero.

Centro de exterminio Puerto III, agosto de 2021

Comunicado desde el módulo 6. Presxs en lucha activa. ¡Aúpa, compañeros! segundo grado lo mismo

Os comunico a todos que desde que empezó la mierda del COVID 19 han ampezado a reprimirnos todos nuestros derechos como personas humanas. Hemos estado confinados durante siete días en nuesteras mazmorras, las 24 horas, sin salir para nada, ni para cagar. En el módulo 6 ha habido ocho postivos. Y, con 130 tíos metidos en una sala, quién sbae quién es psoitivo y quién no. Por no hacernos, no nos han hecho ni na PCR. Tres módulos confinados y, para no variar, los médicos ni aparecen. La médica borracha no ejerce sus funciones. Y, luego, hay un carcelero nazi que se dedica a pegar a los chavales y, si le replican, viene toda la plantilla con porras, escudos, esprais y todo lo que conlleva, que ya sabemos lo que conlleva. A partir del día 13 de agosto de 2021 procedo a una huelga de hambre para que estos carceleros nos hagan la PCR a todxs lxs que estamos presxs en todas las cárceles del Estado epañol, porque no tenemos ninguna información al respecto.

Y a ver cuando reiniciamos las huelgas rotativas, porque yo no tengo información sobre esto y, aunque esté en segundo grado, sigo siendo un preso en lucha activa. Por lo cual, enviadme las fechas y los compis con loa que vamos a participar. Hay gente que cuando salen del búnker se olvidan de los que están allí encerrados y de todo lo que allí pasa, pero no es mi caso, por lo cual sigo siendo el mismo preso en lucha, en el búnker y en el módulo este de sumisos, porque la peña pasa de todo, solo se preocupan de sus pastillas, sus metadonas y sus mierdas.

Escribidme al módulo 6 de Puerto III con todos los comunicados.

Un saludo libertario. Salud y libertad

Xavi

Para escribir al compañero:


Xavier Corporales Barruecos
(intervenido)
Centro Penitenciario Puerto III
Ctra. Jerez-Rota, Km. 6,4
11500 El Puerto de Santa María (Cádiz)

Fuente: Tokata

La lucha une lo que la cárcel separa. Cartas de Xavier Corporales y Toni Chavero

Con algún retraso, publicamos sendas cartas de compañeros que han sido clasificados, por fin, en segundo grado después de años de aislamiento. Una es de Xavier Corporales y contesta a los comunicados en que Toni Chavero se desmarcaba de la propuesta de lucha colectiva para continuarla por su cuenta, según decía. La segunda,, es de Toni Chavero y, precisamente, habla de cómo se ven las cosas desde segundo grado, donde, por ejemplo, el abandono médico-sanitario es el mismo que en primero, a pesar de todo el paripé de las supuestas medidas anti-COVID caracterizadas por la misma insuficiencia y negligencia de siempre en lo tocante al campo médico-sanitario y por el exceso de celo cuando se trata de restringir aún más los derechos de presxs y familiares, de controlarles, vacilarles y amargarles la existencia.

Seguir leyendo

J.A. Molina Barrilao: tristeza y abandono médico continuado en la prisión de Estremera

Publicamos la última carta que les ha llegado a les compas de la «La Corda» de Jose Antonio Molina Barrilao, preso en lucha en la prisión de Estremera (Madrid). El compañero comenta el brutal abandono médico al que lo tienen sometido, su desesperación y la necesidad de tener contacto con personas del exterior.

25.02.2021.

Saludos a M, P y lxs demás compas del grupo.

Hola X! Como estás? Mis mayores deseos que tanto tú como tu entorno os encontréis lo mejor posible. Ante todo pido disculpas por no haber contestado antes, disculpas de corazón. X, no estoy muy bien que pueda decir. Estoy depresivo y con tantos dolores en los huesos por la artítis, el brazo derecho me duele y no tengo fuerza, hasta pierdo la sensibilidad y el tacto en la mano. Ya hace un año que tuve las caídas, lesionándome, sin que estos sanguinarios de médicos hagan nada, y tuve otra caída hace dos días que me ha dejado mas dañado en una parte de la espalda. Pero bueno, aguanto… No me dan la medicación crónica del colon (pancolitis) y tampoco me hacen las analíticas trimestrales desde hace un año que estoy aquí, ni tampoco después de pasar la huelga de hambre. Aquí lo que quieren es que unx se muera.

Seguir leyendo

Acciones conjuntas en Galiza el 20 de febrero por la salud de las personas presas

La coordinación antirrepresiva gallega Abaixo os muros convoca dos acciones simultáneas, en Pontevedra y Ourense, para este sábado 20 de febrero. La situación extrema creada en las cárceles en el contexto de la alarma social y sanitaria debida al COVID, ha llevado a un grupo de familiares y amigos de los presos, con el apoyo de otros grupos defensores de los derechos humanos, a denunciar la medidas abusivas y exigir soluciones a la situación de violación de los derechos de los presos. A continuación el texto de la convocatoria.

Seguir leyendo

XXI Marcha a la cárcel de Teixeiro, 26 de diciembre

La situación extrema creada en las cárceles en el contexto de alarma social y sanitaria por el COVID, nos llevó a un grupo de familiares y amistades de personas presas, con apoyo de otros colectivos implicados en la defensa de los derechos humanos, a denunciar lo abusivo de las circunstancias y demandar soluciones a la situación de vulneración de los derechos de las personas presas resultante:

Seguir leyendo

Sobre el impedimiento de la Guardia Civil para que un compa entrara en el Tribunal Médico de Murcia

Seguimos en contacto con David Rojas Fernández, preso en Murcia II. El compañero ya contó que el día 3 de septiembre la Guardia Civil lo cargó en el furgón, esposado por detrás, para llevarlo al Tribunal Médico de Murcia. En el furgón, David y uno de los policías intercambiaron unas palabras, debido a que el compa se quejó de las vueltas que estaban dando. Al llegar a Murcia y aparcar el furgón, volvieron a meter a David dentro diciéndole «Éste es el croquis que te vamos ha hacer; directo a prisión».

Después de esto, compas de fuera han estado haciendo llamadas a Murcia II para pedir explicaciones, y también preguntando directamente en la ventanilla por el subdirector médico. Se ve que en esta cárcel no hay subdirector médico, y que su función la realiza el director. Este director se ve que no atiende a nadie, ni personalmente ni por teléfono, y que cualquier cosa se tiene que transmitir a su secretaria, con la cual ya se ha hablado varias veces sobre el tema. También se ha hablado con la trabajadora social. Ambas minimizan los hechos diciendo que el problema de David es «que no sabe callarse».

A raíz de estas llamadas, la trabajadora social fue a verle y le dijo que ahora «no estaba segura» de que realmente ese día lo hubieran sacado para ir al Tribunal Médico. Cosa absurda ya que al compa así se lo dijeron y, además, como «profesional» del centro tiene que saber o puede saber donde sacan a una persona. Ante esto, David echó una instancia dirigida a esta misma trabajadora diciéndole que quiere por escrito una respuesta para saber donde iba, ya que no se le está dando esta información que él tiene derecho a saber. Hoy la trabajadora ha vuelto a verle y le sigue diciendo que no sabe a donde le sacaban, pero que en todo caso no se lo puede decir por «motivos de seguridad», que dirija la instancia a dirección. Con esto está reconociendo pues que sí sabe a donde le sacaban, pero que no les de la puñetera gana de decírselo. ¿Qué motivo de seguridad puede haber, para no darle al propio afectado una información tan básica como saber a donde lo llevaban ese día?

Pensamos que lo que están haciendo es darle largas sobre el tema y marearlo para que el compa no pueda denunciar los hechos o hacer lo que él considere oportuno.

Aprovechamos para comentar que David sigue en 1r grado, chapado. Está consiguiendo que no le metan mas sanciones, pero hasta febrero no cancela las vigentes. Así que de momento no ve perspectiva de poder salir de aislamiento.

Ni carcelerxs – ni policías

Os animamos a escribirle:


David Rojas Fernández

Centro Penitenciario de Murcia II
Paraje Los Charcos
30191 Campos del Río (Murcia)


Fuente:
Suport presxs Lleida

Desatención sanitaria

La cárcel no sirve para cubrir carencias de salud y sólo contribuye parcialmente a las políticas de seguridad al inocuizar temporalmente a enfermos, discapacitados, toxicómanos y alcohólicos.

Más del 70% del personal en prisiones se dedica a vigilancia y un escaso 6% a tareas sanitarias. Falta personal, equipamientos y presupuesto.

El personal sanitario es el que debería preservar estos derechos; aún más, teniendo en cuenta la vulnerabilidad de sus pacientes.

Porque, que la población reclusa está enferma no lo niega nadie. Más de la mitad son toxicómanxs, otrxs tantxs tienen trastorno mental y en altos porcentajes padecen enfermedades crónicas tales como diabetes, insuficiencia crónica, epilepsia, asma… Además de enfermedades infecciosas y transmisibles como tuberculosis y VIH entre otras.

El 80% de lxs presxs consume psicofármacos y al menos el 40% drogas.

Más de 500 presxs se han suicidado desde el año 2000 y otrxs tantxs han muerto por sobredosis. Estas son las muertes mayoritarias y vienen a formar parte de las mal llamadas “muertes naturales”. Y, por supuesto, no entran en las estadísticas aquellxs que murieron en la calle al poco de salir en libertad por enfermedad grave.

Más que una política sanitaria lo que impera en la cárcel es una política de exterminio que se ejecuta con total impunidad. Los médicos se niegan a redactar los partes de lesiones cuando les golpean o les torturan. Sin olvidar la contención mecánica comúnmente conocida como camisa de fuerza, la cual forma parte del trato degradante de las torturas, dándose 7000 casos al año de modo regimental y provocando problemas médicos por opresión de los órganos o incluso un cuadro de hipoglucemia en el caso de una persona con diabetes.

En el caso de muerte o mejor dicho asesinato, los familiares se encuentran con ocultación de pruebas, informes falsos y grandes dificultades para que se realicen segundas autopsias.

Según los artículos 104.4 y 196 del Reglamento Penitenciario, existe una total violación del derecho que tienen los presxs de pasar sus últimos días de vida con los suyos.

El acceso de las personas presas a la sanidad en España es precario; tienen una salud extraordinariamente más quebrantada que las personas en libertad. El Estado no garantiza la salud de los presxs.

Seguir leyendo