Grupos y luchas anticarcelarias

Resulta tan valiosa la presencia de personas que tejen lazos de afuera a dentro y logran difundir algunos resquicios de lo que ocurre al otro lado de los muros, de esto, de lo que sucede dentro de la mega máquina carcelaria que no deja de ser una trituradora de vidas humanas. Aquí comparten su experiencia Familias Frente A La Crueldad Carcelaria Y Tokata en el Local Cambalache de Oviedo.

Para escuchar el audio pincha aquí

Abandono, muerte e impunidad en cárceles y cárceles racistas

Carmen Badía ha abandonado la huelga de hambre exigiendo su libertad por enfermedad grave e incurable que el juzgado le deniega siguiendo las tesis de la prisión. Durante el tiempo que ha durado su huelga de hambre 4 presxs han muerto estando enfermos en prisión y mientras la SGIP emite informes favorables sobre la salud de presos VIP. Esta semana hemos conocido la sentencia absolutoria al medico acusado por la muerte de Samba Martine ne el CIE de Aluche. Día contra las cárceles racistas y los vuelos de la vergüenza. Charla anticarcelaria en el Local Cambalache de Oviedo.

Para escuchar el programa pincha aquí

Jornadas anticarcelarias. Mayo 2019

Este mes de mayo continúan las Jornadas Anticarcelarias organizadas entre Cambalache, Kaxilda, La Libre y Henas, en Oviedo, Donosti y Santander. También continúa la lucha dentro las prisiones tras finalizar los 15 días de ayuno que el colectivo de presxs en lucha ha llevado a cabo para exigir el cumplimiento de una tabla reivindicativa con 14 puntos y con Carmen Badía Lachos de nuevo en huelga de hambre.

En KAXILDA tienen hoy a las 18.30h su última activad del mes con la presentación del libro “Laranja mekanikoa”, con una sesión preparada en conjunto con su traductor Ion Olano Carlos en la que hablará sobre el segundo capítulo de la novela que transcurre íntegramente en la prisión. Analizará las diferencias entre la novela y la película y su objetivo será poner sobre la mesa diversos temas para el debate.

En CAMBALACHE y en LA LIBRE entre el jueves 23 y el sábado 25 se presentaran los libros “Pasajes entre el estado de excepción y el Estado-guerra” de Esteban Zamora y “¿Se puede terminar con la prisión?” de Paz Francés Lecumberri con la presencia de ambos.

Seguir leyendo

«Las Mujeres En Prisión. ¿Qué ocurre al otro lado de los muros?» con C.A.M.P.A.

C.A.M.P.A. es un colectivo que trabaja en el análisis, la crítica y la denuncia al ámbito penitenciario desde una perspectiva feminista y abolicionista. El objetivo es intervenir y transformar la realidad penitenciaria denunciando y sensibilizando sobre las condiciones de vida de las mujeres presas en las cárceles y acompañando a las presas, ex-presas y sus allegados/as en el proceso dentro y fuera de la cárcel.

 

La pena de la justicia

La pena de la justicia

“…La prisión es realmente el pequeño secreto sucio de la sociedad, la clave, y no el margen, de las relaciones sociales más presentables. Lo que se concentra aquí en un todo compacto no es un montón de bárbarxs asalvajadxs como les gusta hacernos creer, sino más bien el conjunto de disciplinas que afuera tejen la existencia llamada “normal”. Vigilantes, comedor, partidos de fútbol en el patio, horarios, separaciones, camaradería, peleas, fealdad de las arquitecturas: es necesario haber estado en prisión para tomar la medida plena de lo que la escuela, la inocente escuela, contiene, por ejemplo, de carcelario.

Considerado desde este ángulo inexpugnable, no es la prisión la que sería una guarida para lxs fracasadxs de la sociedad, sino la sociedad presente la que parece una prisión fracasada. La misma organización de la separación, la misma administración de la miseria por el chocolate [hachís], la tele, el deporte y el porno, reina en todas partes con menos método. Para terminar, los muros elevados sólo esconden a las miradas esta verdad de una banalidad explosiva: las vidas y los espíritus son exactamente iguales a ambos lados de las alambradas y a causa de ellas. Si se busca con tanta avidez los testimonios “del interior” que expondrían al fin los secretos que la prisión esconde, es para ocultar mejor el secreto de lo que es: el de la servidumbre de lxs que se consideran libres mientras su amenaza pesa invisiblemente sobre cada uno de sus gestos.

Toda la indignación virtuosa que rodea la negrura de las celdas y sus reiterados suicidios, toda la grosera contra-propaganda de la administración penitenciaria que pone en escena para las cámaras a lxs carcelerxs devotos del bienestar de la persona detenida y a los directores de prisiones preocupados por el «sentido de la pena». Resumiendo: todo este debate sobre el horror del encarcelamiento y la necesaria humanización de la detención es viejo como la prisión. Incluso forma parte de su eficacia, ya que permite combinar el terror que debe inspirar con su estatus hipócrita de castigo “civilizado”. El pequeño sistema de espionaje, de humillación y de estragos que el sistema dispone en torno a la detenida de manera fanática, ni siquiera es escandaloso. Cada día el Estado lo paga con creces en sus suburbios y sin duda sólo es el principio: la venganza es la higiene de la plebe.

Pero la impostura más notable del sistema judicial-penitenciario consiste ciertamente en pretender que está ahí para castigar a lxs criminales cuando no hace sino gestionar las ilegalidades. Cualquier patrón, cualquier presidente, cualquier juez/a, cualquier carcelerx, cualquier poli sabe que las ilegalidades son necesarias para ejercer correctamente su oficio. El caos de las leyes es hoy tal, que se trata de no respetarlas demasiado, y en cuanto a los estupefacientes, se trata de regular sólo el tráfico y no de reprimirlo, lo que sería social y políticamente suicida.

La división no es entre legal e ilegal, como pretende la ficción judicial, entre inocentes y criminales, sino entre los criminales que se cree oportuno perseguir y los que se deja en paz como requiere la policía general de la sociedad. La raza de los inocentes hace tiempo que se extinguió y no es la pena a lo que condena la justicia: la pena es la justicia misma”.