Historia triste desde la celda acristalada de A Lama. Carta del compañero Miguel Codón

Con 9 años me metieron en un centro de acogida ya que recibía malos tratos yo y mi hermana por parte de mi padre y mi difunto abuelo paterno.
Todos los días me pegaban con una vara de junco o con el palo de la fregona.
Cada día cuando llegaba del colegio me obligaban a hacer los deberes encima de la lavadora y tenía prohibido totalmente ver la televisión.

Un día cuando voy a clases de natación la profesora me vio todo el cuerpo lleno de hematomas y entonces denunciaron a los servicios sociales.

Decidieron tutelarme y meterme en un centro de menores.

Me metieron con 9 años en un centro donde había chavales de 16 y 17 años.
Empecé a fumar porros, tabaco y a beber… Aprendí a conducir y robé un Renault 5. Con 13 años, me pasaron a disposición judicial en el juzgado de menores de Zamora y me metieron en el reformatorio de Valladolid – Centro Regional Zambrana -.
Estuve fugándome del reformatorio desde los 13 años hasta los 15 y entonces el juzgado de menores decidió ponerme en régimen cerrado. Estuve encerrado desde los 15 hasta los 18 que salí en libertad.

A los 6 meses de salir de la cárcel de menores, me metí en el garaje del cuartel de la Guardia Civil y queme todos los coches y el garaje entero.
Me cogieron a los 2 días y me metieron con 18 años en la prisión de Topas preventivo. Tenía una petición fiscal de 37 años, se me acumularon todos los robos y por lo del garaje de la Guardia Civil me metieron «INCENDIO CON PELIGRO PARA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD FíSICA».

A los 2 años y 9 meses me salió el juicio en la audiencia provincial de Zamora y me condenaros a 16 años y 10 meses.
Llevo ya casi 9 años y he pisado ya 17 talegos en España. Llevo 7 años en 1er grado y cada 6 meses me han estado haciendo cundas fantasmas.
Cada vez que un carcelerx me ha tocado la cara le he hecho una brecha en la ceja o le he roto una mano de una patada, me han esposado en pleno invierno en gallumbos a la pata de una cama toda la noche.

He estado en la prisión de A Lama en la acristalada de la enfermería 8 meses, sin nada en el chavolo y para llamar por teléfono o para salir al patio me han sacado esposado y ellos con chalecos, cascos, escudos y porras extensibles. Así durante 8 meses.

Y a fecha de hoy estoy en la celda acristalada de nuevo, sin nada y si necesito escribir tienen que llamar al jefe de servicios para pedir permiso y luego devolver el material.

Ahora como ya he dicho anteriormente estoy de nuevo en la acristalada sin nada, en la que llevo ahora 2 meses y me han pedido hace 3 días el traslado de prisión a Villabona, a Zuera o a Topas. Y me queda de condena hasta el 2031. Con los sumarios de lxs carceleros me sumaron 5 años más.
Esta es mi historia.

                                                 Miguel

ABAJO LOS MUROS !!!!
POR CADA CARCELERO SIN CABEZA,
BARRA LIBRE DE CERVEZA

Para escribirle y acompañarle en su encierro:
[Actualización 30 diciembre] Miguel fue trasladado a Zuera el 21 de diciembre


Alfonso Miguel Codón Belmonte
Centro Penitenciario de Zuera
Autovía A-23, km 328
50800 Zuera (Zaragoza)

 

¿Encerrarte por loco o volverte loco encerrándote?

Tratamos el tema de los enfermos mentales en prisión y, en especial, el caso de Alfonso Miguel Codón Belmonte, encerrado en régimen especial de castigo, sin ninguna terapia ni diagnóstico adecuado, a pesar de sufrir ataque epilépticos y de haber atentado muchas veces contra su propia vida. Hablamos de la huelga de hambre del preso político vasco Patxi Ruiz y del apoyo solidario que está suscitando. Leemos varias cartas de presos en lucha que han participado en la huelga de hambre colectiva de mayo, reflexionando sobre ésa y otras experiencias y sobre la posibilidad de nuevas acciones colectivas.

Para escuchar el programa pincha aquí

El régimen de máxima crueldad como panacea terapéutica en las cárceles. El caso de Alfonso Miguel Codón Belmonte

Alfonso Miguel Codon Belmonte es un preso extremadamente vulnerable, con graves problemas de sufrimiento psíquico.  Padece ataques epilépticos desde su infancia y, en diferentes momentos los “expertos” le han etiquetado con ominosas expresiones como “trastorno mixto”,  “trastorno límite de la personalidad”, “trastornos afectivos”, atribuyéndole un coeficiente intelectual limitado que, a pesar de ser una persona lista, le hace incapaz de comprender el porqué de que se le tenga sometido a régimen de aislamiento. Lo que no se llegado a hacer nunca es unificar todas esas piezas sueltas de la maquinaria psiquiátrica en un verdadero diagnóstico que justifique de algún modo la garantía de una “atención médico-sanitaria equivalente a la dispensada al conjunto de la población” que hipócritamente atribuye a la institución penitenciaria el artículo 208.1 del reglamento penitenciario. Lo que llevan unos 10 años haciendo con Miguel –que tiene ahora 26 de edad y está preso desde los 18– convierte esas pretensiones y el mismo concepto de salud mental referido a las cárceles españolas en una grotesca balandronada. Después de toda una vida encerrado e institucionalizado, sometido a un tratamiento cuya supuesta finalidad sería la “resinserción social”, se encuentra catalogado por la SGIP de preso no adaptado, además de extremadamente violento. Pero esta supuesta extrema violencia que le achacan, ha sido ejercida siempre contra él mismo, como única respuesta posible ante la verdadera violencia que la máquina carcelaria hace pesar sobre él, oscilando entre el régimen especial de castigo, definido en el artículo 91.3 RP y reservado a presos “extremadamente peligrosos”, y el régimen cerrado, 91.2 RP, para “inadaptados”. ¿Servirá eso para justificar la brutalidad con que se ha respondido a sus problemas y el cruel abandono médico-psiquiátrico en que se le ha dejado? ¿Para qué mentalidad?

Seguir leyendo

Actualización de la situación del compañero Miguel Codón Belmonte

Concentración realizada en las puertas del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, este mes de abril, para denunciar la situación en la que se encuentra Alfonso Miguel Codón Belmonte, compañero que había sido trasladado a ese hospital tras otro intento de suicidio debido a los malos tratos físicos y psicológicos que lleva tiempo denunciando.

 

Extracto del programa de radio La Raposa de Uvieu, en el que una compa nos da noticias de Miguel.

Para escirbir  y dar ánimo y apoyo al compañero:

Alfonso Miguel Codón Belmonte

Centro Penitenciario de A Lama

Monte Racelo s/n

36830 A Lama (Pontevedra)

 

¿Quién esta empujando al suicidio al compañero Miguel Codón Belmonte?

El compañero se encuentra en una situación limite dentro de una «jaula» de cristal en la cárcel de A Lama en Pontevedra. Tenemos constancia que ha sido sometido a sujeciones mecánicas y otras vejaciones, siendo una persona que necesita de unos cuidados muy especiales debido a su estado de sufrimiento mental.
Publicamos una carta suya en la que nos cuenta como le han engañado para llevárselo  de cunda de la prisión de Villabona (Asturias) y que se pone en huelga de hambre.

25 de febrero del 2020

¡¡¡ Hola compas!!! Espero que estéis bien. Voy a ser breve porque me han dejado el bolígrafo y el folio de estranjis…

El sábado día 21 de febrero a las 8:00 horas de la mañana, lxs carcelerxs me llaman que tengo que ir a ingresos para firmar un documento de cambio de día de visita por locutorio para el domingo; Después de esperar media hora, me dice el carcelerx que tengo salida al hospital para una cita con el psiquiatra y a mí ya me parecía raro que un sábado en Asturias me llamen al hospital… Cuando veo que en lugar de ser un coche es un autobús lleno de primeros grados ya supe que era una cunda fantasma.

No me dejaron recoger mis pertenencias ni nada.

Ahora mismo me encuentro en una chavola acristalada y con cámara en A Lama, en la enfermería, por riesgo de suicidio.

Un fuerte abrazo y abajo los muros de las prisiones

P.D.- Estoy en huelga de hambre desde el 22 hasta que me devuelvan mis pertenencias “INDEFINIDA”.

Miguel

Estamos intentando comunicar con él pero esta complicado. En breve esperamos tener noticias y que estas sean lo mejor posible.
De momento, os animamos a escribrile y hacerle sentir que no esta solo:

Alfonso Miguel Codón Belmonte

Centro Penitenciario de A Lama

Monte Racelo s/n

36830 A Lama (Pontevedra)