¿Por qué muere nuestra gente en las cárceles? El próximo 4 de junio, concentración frente a la cárcel de Picassent (Valencia)

¿POR QUÉ MUERE NUESTRA GENTE EN LAS CÁRCELES?

¿No será por la suma de tratos crueles, inhumanos y degradantes de todo tipo que se le hace sufrir en ellas cotidianamente?

Porque allí son habituales las torturas y malos tratos. Existe un régimen de castigo que destruye física y mentalmente a sus víctimas. Se traslada arbitrariamente a la gente, desarraigándola de su entorno social y familiar. Se obstaculizan las comunicaciones con la calle, imponiendo despóticamente su intervención y todo tipo de restricciones. El acceso a la cultura casi no existe. Se censuran las publicaciones «por motivos de seguridad». No existe libertad de expresión ni de asociación. La explotación laboral es enorme. Las mujeres presas están doblemente discriminadas, por presas y por mujeres.

La situación sanitaria es catastrófica, porque la administración penitenciaria incumple sistemáticamente su obligación legal de asegurar a las personas presas unas prestaciones médicas, sanitarias y farmaceúticas iguales a las de cualquier ciudadano. Se abandona a los enfermos sin proporcionarles la medicación y los tratamientos que podrían salvarles. Y, sin embargo, no se aplica la legislación que dispone que deben ser liberados los enfermos graves con padecimientos incurables más que cuando ya es inevitable su muerte a corto plazo. Los enfermos psiquiátricos constituyen un porcentaje muy elevado de la población reclusa, sin que se les reconozca su condición ni se les cuide, yendo a parar muchos de ellos, por el contrario, al régimen de castigo, de donde han salido muertos unos cuantos. En las cárceles no existe psiquiatría ni psicoterapia que valga. Y no es que pensemos que la actividad corriente de los «profesonales de la salud mental» sea ninguna panacea, pero siempre será mejor que el aislamiento, las porras de goma, el gas pimienta o las sujecciones mecánicas.
Seguir leyendo

«Te hablo con dos pilas ingeridas en el cuerpo», la rabia y el agobio desbordan a Juan

Juan Ruiz López se encuentra en el DERT (aislamiento) de la cárcel de Lledoners. Se siente muy agobiado y sobrepasado por la situación. El viernes 24 de septiembre sobre las 16’30 se tragó pilas. Se siente desbordado.

Esta semana apareció en el módulo un carcelero que participó en la agresión que sufrió en Mas d’Enric, donde le pegaron con las porras hasta en las plantas de los pies. A raíz de esto, hace unos pocos meses Juan tuvo un juicio donde le metieron 9 meses mas de condena. Pues este tipo apareció esta semana en su modulo de Lledoners, y se dirigió a Juan con prepotencia, discutieron. Dice que leyó una de sus cartas a lo que Juan le recriminó que quien era él para leer su correo personal, y este se lo tiró por el suelo. Después lo cambiaron de ala, donde ahora está solo y no lo han dejado salir a la sala de día. Cuando Juan se quejó de este cambio el carcelero le dijo que lo cambiaban de ala por sus cojones.

Estas humillaciones, reencontrase con este tipo sumado a su situación permanente de aislamiento, han empujado al compa a tragarse pilas.

Recordamos que Juan se encuentra en una situación de vulnerabilidad. Lleva ya unos cuantos años preso, casi siempre en aislamiento, y trasladado con frecuencia de una prisión a otra como quien se pasa una pelota. Ha tenido aplicado el protocolo de prevención de suicidios varias veces, aunque no siempre se ha respetado (por ejemplo, el hecho de que no estuviera solo en una celda), también se ha autolesionado varias veces. Juan tiene problemas de salud mental y lleva tiempo en una situación jodida.

Seguir leyendo

Desde el interior de la trituradora carcelaria. Resistiendo a la pesadilla en la prisión de Mas d’Enric

Cartas de Raúl Tomás Cuenca, preso en Mas d’Enric (Tarragona). El compañero ha pasado por unos meses complicados que lo han apartado del papel y el boli. Una de las cartas que nos hace llegar es un texto reflexivo, lo primero que ha vuelto a escribir después de este parón.

Julio 2021. Prisión de Mas d’Enric, Tarragona.

España es uno de los países de la comunidad europea con mas cárceles en proporción de habitantes. Solo en Catalunya hay 9. Con dinero publico se construyen, se mantienen, se paga a lxs funcionarios y todo el personal de supuesta re inserción. Además de todxs lxs que trabajan en y para la dirección general de Instituciones Penitenciarias o Serveis Penitenciaris de Catalunya. Nadie se cuestiona toda esta clase de infraestructura, la utilidad de la misma y qué función cumple en realidad. Todo este engranaje es un negocio. Aunque venden la idea de que a lxs presxs se nos mantiene y suponemos un gasto enrome, en realidad se hace un buen negocio a nuestra costa, y muchas personas y empresas se lucran y sacan enormes beneficios de nuestra desgracia. Y este es el negocio visible, estoy seguro que a partir de eso hay muchas mas callejuelas y artimañas que les sirven para sacar dinero.

Instituciones Penitenciaras recibe un dinero por cada preso que tiene encerrado. ¿Como no les va a interesar que estemos aquí cuantos mas mejor y cuanto mas tiempo mejor?

Seguir leyendo

Denuncia de Patxi Ruiz por el trato en León

Nos llegan noticias del compañero Patxi Ruiz, que fue trasladado el dia 16 de junio de la cárcel Murcia II (Campos del Rio), para llegar el día 22 a León (Mansilla de las Mulas). El compañero denuncia el trato recibido recién llegado a su destino.

¡Nuestros compas de dentro no están solxs!

Con este escrito quiero denunciar a la directora de la cárcel de Mansilla de las Mulas de León, acabo de llegar y estoy en el módulo de ingresos con otros 25 presos y por venir de cunda tengo que cumplir una cuarentena por el covid. En la cuarentena no tenemos derecho ni a tener visita en locutorios y ni a salir una hora al patio aunque éste se encuentre libre.
Los derechos básicos nos son vulnerados con la excusa del covid, con ello no hacen más que recrudecer la represión en la cárcel con toda impunidad.
La única responsable de esta situación es la directora.

Hoy 27 de junio, a las 8:00 de la mañana en la segunda galería de ingresos a un preso llamado Juan con graves problemas mentales lo han encontrado dormido a la hora del recuento y por ello le han dado una gran paliza.
Esta es su manera de funcionar y la responsabilidad de todo ello es de la directora.

Fuente: Colectivo Pronoia

Salud mental entre rejas

El cinismo y la hipocresía del Estado español, de quienes lo manipulan en su propio interés y de quienes lo gestionan a su servicio, sean de izquierdas o de derechas, pretendiendo que la administración y explotación de las catástrofes humanas y sociales que ellos mismos provocan pueden contribuir a su solución en lugar de constituir la parte principal del problema, se ponen de manifiesto una vez más en la gestión de la problemática de la enfermedad mental en prisión, donde se machaca cotidianamente a los débiles para consuelo de los sumisos y cobardes, mientras los responsables hacen planteamientos utópicos que no son suficientes para esconder que son ellos quienes mantienen a gente enferma en un régimen de vida destructivo, porque el capital parasitario al que sirven medra a costa de su sufrimiento y porque el humanismo de la mercancía continúa poniendo su filantropía muy por debajo de su codicia. Traducimos un artículo publicado en catalán por Ester Fayos en la página web de La Directa el pasado 27 de mayo, donde se ofrece una concreta perspectiva de todo eso, aportando documentación y algunos testimonios más o menos comprometidos, que pueden ayudar a situarse críticamente frente a ese sector de la máquina punitiva.

Seguir leyendo

Cambio a segundo grado, frustración y ampliación de condena, situación del compa Juan Ruiz

Desde el grupo de Tarragona, La Corda, publican una breve carta de Juan Ruiz López, compañero con el que se tiene contacto desde hace bastantes años. Recordamos que Juan tiene varios problemas de salud mental, y está constantemente sometido a traslados que lo van paseando por las distintas prisiones catalanas, sin ninguna clase de criterio o proposito. Actualmente se encuentra en Brians II. Juan comenta que está en segundo grado, aunque por lo que parece no se encuentra muy animado y además está teniendo problemas con una carcelera del módulo. En 2017 tuvo un incidente en Mas d’Enric (Tarragona) y lo acusaron de agresión a unxs carcelerxs. Ahora parece que ha tenido el juicio definitivo y le han metido 9 meses mas de condena.

27.04.2021. Prisión de Brians II.

Hola X, ¿Qué tal estás?

Yo no me encuentro muy bien y esto es una mierda, no le encuentro sentido a nada. Siento que todo lo que he hecho fuera y dentro de prisión es una puta mierda. La verdad hecho de menos muchas cosas y personas, y tu eres una de ellas. Hace tiempo que no nos vemos. Me siento solo. Pienso que para qué seguir luchando y seguir viviendo. Me siento solo, sin cariño ni perspectivas de nada. Casi no recibo cartas. No me puedo desahogar con nadie. Si no fuera por las fotos y por las llamadas con mi familia… Se me pasan cosas muy malas por la cabeza.

Seguir leyendo

Tristes palabras desde Quatre Camins, prisión de Carcelona

Hola X,

Puedes publicar lo que quieras de esta carta, pero no pongas mi nombre.

Aquí dentro hay muchas personas con trastornos mentales, depresiones, bipolares, psicóticos… con ansiedad, personalidades impulsivas… Y lo que hacen es aislarnos aun mas de la sociedad e institucionalizarnos. Cuando entras aquí pierdes tu identidad, ya no eres nada ni nadie, solo un puto numero. Nosotros no podemos hablar, ellos pueden insultarnos. Nos dicen cosas que sólo están en sus retorcidas mentes. Nos hacen creer que todo lo hacemos mal y que ellos siempre tienen razón. Por sus venas fluye crueldad.

Aquí dentro el pasado es un sueño del que despertamos cada mañana. Tengo que afrontar lo que somos para la sociedad: unos delincuentes a quién nunca querrá nadie. Te prohíben tener ilusiones, son ladrones de sueños.

Aquí solo podemos depender de ellos para poder decirnos quienes somos. Nos llevan y nos traen, nos arrastran según a ellos les parece. Nos hacen sentir imbéciles. No nos dejan pensar, piensan por nosotros. Aquí dentro, nuestros re-educadores no tienen ética ni moral, para mí son personas malas.

Cumplo una condena de 9 años; salgo en 2023.

Quiero deciros que las grandes cosas tienen comienzos humildes, como lo que están haciendo ustedes. Gracias por hacer lo que  hacéis.

He escrito un poema por si queréis publicarlo:

Hay que ser amorfo, como el agua.

Si pones agua en una taza se convierte en taza. Si la pones en una botella se convierte en botella.

El agua puede fluír o puede golpear.

Por eso hay que ser como el agua, para poder fluir pero tambien golpear.

La mente es como un paracaídas:

solo funcionará si la tenemos abierta.

Fuente: La Corda